dijous, 17 de juliol de 2014

Consejos para este verano si quieres viajar y tienes un gato.

 


Durante las vacaciones de verano si vas a viajar y tienes un gato, es bueno hacer un repaso a estos sencillos consejos a la hora de plantearte qué debes decidir: Si llevarle contigo o no.

Si decides llevártelo contigo, hay varios factores que tendrás que tener en cuenta:

-         Si el lugar donde vayas a ir no es de tu propiedad (apartamento de alquiler o un hotel), antes deberás asegurarte de que admiten animales allí.

-         Es bueno que lleves con él alguno de sus accesorios, como su bebedero, bol de la comida, su camita o alguno de sus juguetes, para que no se sienta tan extraño.

        Si vas a viajar en coche, recuerda tomar las precauciones necesarias, tanto para su seguridad como para tu tranquilidad:

1.      El gato debe viajar siempre dentro de su transportín. Nunca suelto por el coche, ya que puede suponer una distracción para el conductor y poner en peligro la seguridad tanto de los ocupantes del vehículo como la del propio gato, en caso de accidente.

2.      El lugar más seguro para llevar el transportín dentro del coche durante el viaje es en el suelo de los asientos posteriores, detrás del asiento del conductor o del asiento del acompañante.

Si tienes aire acondicionado en el coche, procura que las rejillas del aire no den directas al transportín. Vigila también que no le de el sol.

3.      El transportín tiene que ser espacioso y cómodo para el gato. Te recomendamos que pongas algo absorbente en su base como un pañal o una toalla.

4.      Si es un trayecto largo, tendrás que hacer las paradas recomendadas y en ellas es bueno que abras el transportín para dejar que tu gato pueda salir un rato, siempre con las puertas del coche cerradas y nunca al sol. Puedes aprovechar para que beba agua, si la quiere.

Es mejor que el gato no coma durante el viaje. Si con anterioridad ya has podido comprobar que es de los que se marea, consulta con tu veterinario para que te aconseje.  

-         Si el viaje lo vas a realizar en avión, barco o en algún otro medio de transporte, infórmate antes sobre las condiciones de la compañía que corresponda.

-         Las feromonas son también un recurso importante a tener en cuenta, tanto en el viaje como en el lugar de vacaciones. Ayudarán a tranquilizar a tu gato. Pregunta a tu veterinario y él te aconsejará sobre esta cuestión.

Una vez más, es bueno tener muy presente la importancia del chip para el caso de pérdida del animal durante el viaje o en el lugar de vacaciones. 

Si decides no llevarle contigo, la primera opción y una de las menos estresantes para el gato será dejarle en casa y una persona de tu confianza deberá encargarse de ir revisando que no le falte el agua ni la comida y cuidará de su arenero y de hacerle un rato de compañía.

En verano hay que vigilar la comida húmeda, pues con el calor se estropea más rápidamente. Es conveniente que cuando la persona que cuide de tu gato se vaya, se asegure de que no quedan restos de lata en el bol de la comida y dejar solo pienso seco (siempre acompañado de un bol con abundante agua).

Otra opción es llevarle a casa de algún familiar o amigo de confianzpara que cuiden de él en tu ausencia.

En cualquier caso, es bueno que esa persona tenga a mano el teléfono de tu veterinario, por si fuera necesario.

Por último y, una vez descartadas las otras opciones, también puedes llevarle a una residencia de gatos.

¡Feliz verano 2014!